Bardos, cantores, danzantes y titiriteros

Cuentan que el hoy es el guijarro con que juega un niño, y la tradición la cuerda con la que lo ata para darle vueltas sobre su cabeza, agrandando el círculo más y más. Sin la cuerda, el guijarro saldría disparado en cualquier dirección, y sin el guijarro, la cuerda no tendría fuerza para girar y crecer. También se dice que las barreras se edifican con los valores nuevos que han derribado las antiguas barreras. Por eso la búsqueda no cesa. Sin embargo, la relatividad no significa que cada uno vivamos una realidad diferente, sino que a esa misma realidad podemos aproximarnos desde múltiples experiencias que complementan una visión, más rica cuanto más compleja.

Todo requiere un trabajo, hasta ese simple juego de la cuerda y la piedra, animado por la necesidad de saber, de desvelar. Aedos, intérpretes, bailarines, marionetistas… han buscado siempre su aproximación a lo que somos a través de lo que hemos sido, con los medios de su arte y las posibilidades de su lenguaje, pero con un espacio compartido: el escenario; y una herramienta común: su cuerpo. Estas personas se convierten en verdaderos almacenes de cultura y conocimiento, integrando en su propia vida un saber sutil que solo se transmite con la presencia. Hoy nos parece importante referirnos a ellos. Frente a la información sin experiencia y la mente sin cuerpo, la gracia de la presencia del artista, el hombre-orquesta, la mujer danzante, los maestros y maestras de la acción y la palabra viva.

Gracias a ellos nos llegan los recuerdos susurrados por la caracola antes de que pisáramos el mundo, el alma de la danza ibérica que habita nuestro cuerpo y se abre paso con su propia gramática, las cambiantes y cristalizadas narraciones populares que olvidamos para volver a descubrir con nuevos ojos, los fragmentos de nuestro pasado que nos construyen y nos dan identidad, la fiesta que celebra una vida que ha de morir para renacer. Son estas las cuerdas con las que impulsar el mañana de los seres humanos, el eco del pasado que seremos, el canto del hoy que estamos siendo.

Anuncios